20 de junio de 2007

Ay, Paco, Paco...

Aprovecho para rescatar del volumen IV número 19 de la revista Panacea sobre traducción y medicina esta perla, con la que además de reírme bastante, porque me sonaba la situación, seguro que hay muchos traductores noveles (y más experimentados) a los que les vendrá bien el escarmiento ;)

Este extracto, obra de Rocío Abelleira (Dep. R.R.H.H. de ForeignExchange Translations) se llama "El club de los elementos eliminados".

«Estimados señores, me llamo Paco y soy traductor médico. Mi tarjfa es de 0.09. Espero su respuesta. Un saludo, Paco.»

Paco, Paco... ¡Me gustaría saber tantas cosas sobre ti! ¡Tengo tantas preguntas en mi mente y tan pocas respuestas! Eres escueto, directo, no te gusta perder el tiempo; se ve que quieres resultados inmediatos y vas a por ellos, pero... sería fantástico que me contaras algo sobre lo que has estudiado y sobre tu experiencia profesional... Miro tu «carta de presentación» y me pregunto: ¿cuál es tu lengua materna?, ¿qué otras lenguas dominas?, ¿cuántos años llevas en esto de la traducción médica? La incertidumbre me está matando... ¿Usará Paco herramientas de traducción?, ¿y qué querrá decir con eso de 0.09?... ¿serán euros o dólares?; ¿y por qué no utiliza la coma para el decimal?... ¿Cobrará por palabra original o por palabra traducida?...
¿Qué será una «tarjfa»?...
Paco, ¡eres tan inaccesible!... ¡Lo que daría yo por recibir un documento adjunto con tu CV! Lo reconozco, tienes tu misterio, pero ¿podrías darme algunos ejemplos (volúmenes incluidos) de traducciones médicas que hayas realizado? Sé que es mucho pedir y que puede resultar incluso ofensivo, pero me ayudaría tanto a decidirme... ¿Tendrás los conocimientos necesarios para traducir dispositivos médicos o te inclinas más por los consentimientos informados?, ¿tienes alguna referencia?, ¿cuál es tu color favorito? Ahora que lo pienso... ¿cómo me habrás encontrado?; ¿será por ese anuncio que puse en ProZ? No, no puede ser porque en él te pedía que me respondieras a ocho preguntas, que me mandaras tu currículum y que me dijeras
si te interesaría hacer una prueba de traducción... Me siento confusa: ¿qué hago? Miro la bandeja de entrada (62 correos sin abrir); miro tu correo..., miro de nuevo la bandeja de entrada y veo que Miriam, Sole y Juanjo esperan que les lea... Lo siento, Paco, pero por esta vez (y seguro que no es la primera) quedas desterrado a la carpeta de los «Elementos eliminados».

4 comentarios:

Chusa dijo...

Lo malo es que Paco no entenderá nada de lo que le dices y es una pena, porque es genial.
Me he reído mucho.

El traductor errante dijo...

¡Qué bueno Eugenia! Me he reído mucho, gracias.

Anónimo dijo...

A lo mejor el pobre Paco ya estaba más que harto de responder con todo detalle a los anuncios de Proz, traducir tests, adjuntar CV... y no obtener respuesta.

De hecho, en vez de mandarlo a la carpeta de Eliminados, la irónica responsable de RR HH podría haberle respondido un mail igual de escueto recomendándome que leyera los requisitos del anuncio.

Con esa reacción, Paco se pensará que, una vez más, no había nadie al otro lado del anuncio...

Y digo yo: si el anunciante exige una carta + un CV + un test (cosa que se tarda en elaborar aprox. 1 hora), ¿por qué no tiene 2 minutos para responder a un mail? Pero sí tiene media hora para escribir un artículo jocoso...

Lo siento, pero no estoy de acuerdo!!

Maya dijo...

Y además Paco va a morir de hambre, con , como dice él 0.09 ...