4 de mayo de 2007

Un grito de socorro malinterpretado

En peligro y sin traductor

"Tardan toda una noche en rescatar a un americano de un paraje en Toledo porque los vecinos confundieron «Help» con «Pepe»".

Fuente:


QUE el aprendizaje de idiomas no es una habilidad típicamente española es algo conocido. Un estadounidense de 33 años lo ha sufrido en Toledo en sus propias carnes. Ayer fue rescatado por los bomberos con signos de hipotermia de un paraje casi inaccesible en las riberas del río Tajo después de pasarse varias horas pidiendo ayuda.

El problema es que mientras la víctima gritaba «Help», los vecinos más próximos a este lugar pensaban que alguien estaba llamado a un tal «Pepe». Tuvo que ser una pareja alemana que se hospedaba en un hotel cercano, La Casona de la Reina, la que alertó al recepcionista, Carlos María San Félix -que sí sabe inglés- de que una persona estaba pidiendo socorro.

Horas antes se había celebrado en las proximidades de este lugar la tradicional romería en honor a la Virgen del Valle en la que muchos acaban bebiendo más de la cuenta. Los vecinos de esta zona de Toledo, conocida como La Cornisa, debieron de pensar que algún borracho seguía celebrando la festividad y restaron importancia a los gritos.

Al final, gracias a esta pareja de alemanes y al recepcionista del hotel se dio aviso al teléfono de emergencias 112 que alertó a una dotación del parque de Bomberos. Estos tardaron tres horas en rescatar al infortunado estadounidense a través de un complicado sistema de cuerdas y poleas. «No nos explicamos cómo pudo llegar a este lugar porque es prácticamente inaccesible. Pensamos que se despeñó o que llegó allí nadando y después se quedó dormido», relató ayer el jefe del parque de Bomberos de Toledo, Isabelo Sánchez.

En un zarzal

Curiosamente, el norteamericano no presentaba fractura alguna, sino contusiones y rasguños por haber permanecido varias horas en un zarzal y tuvo que ser ingresado en el hospital Virgen de la Salud de Toledo por la hipotermia sufrida. Que en realidad fuese una víctima más del vino o la cerveza dispensados en la romería es algo que se llevará consigo de vuelta a Estados Unidos.

2 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

Qué fuerte. Gracias por tu visita y por tu enlace. Te pondremos también uno.

YAN dijo...

hola Eugenia:
Excelente tu blog!! Sigamos en contacto.
Saludos,

Yanina