26 de abril de 2012

¿Cómo se subtitula profesionalmente? (I) (Las cosas claras...)

Del blog "Todo sobre la sordera"
En primer lugar, debo señalar que esta entrada se dirige más al público en general que a los profesionales de la traducción, que sin duda ya habrán escuchado batallar a los traductores audiovisuales acerca de las (surrealistas) condiciones en las que subtitulamos y entienden nuestra problemática de ausencia de referencias y restricción de caracteres a la perfección.

Por otra parte, no pretendo aquí sentar cátedra sobre lo que se hace y cómo se hace. Esta entrada se basa en mi experiencia profesional como subtituladora freelance, que no es sino una pequeña parte del pastel del subtitulado hacia al español (de España) de títulos (muy) comerciales para cine y DVD.

Largo y tendido se ha hablado sobre el subtitulado amateur o fansubbing (si os interesa, os recomiendo leer esto, estoestoesto y esto), y más numerosos y acalorados aún son los debates doblaje vs. subtitulado. Ambas cuestiones me entusiasman por varios motivos; quizá es porque creo que todas las opciones pueden convivir en paz y armonía, y son necesarias. Para mí es como debatir si debe desaparecer la mandarina porque se parece a la naranja y además es más pequeña. Cada modalidad tiene su finalidad y, si bien siempre tendremos una preferencia personal, la pluralidad hace que nuestro oficio y nuestro servicio llegue a más usuarios. ¿La traducción no se trataba de comunicar mensajes entre individuos que no se entienden?


Del fansubbing a la práctica profesional del subtitulado (o "los que no cobran" vs. "los que cobran")

La ciencia avanza que es una barbaridad. Y con ella la tecnología. Y con ella nuestras ganas de ver lo que sea antes que nadie y comentarlo en Twitter rozando el spoilerAquí es donde entra un segundo debate: ¿calidad o inmediatez? Me atrevería a decir que, gracias a la difusión del fansubbing y a la incorporación de estudiantes de titulaciones relacionadas con los idiomas y con los conocimientos técnicos necesarios, que ven en esta práctica un campo de pruebas donde adquirir experiencia (y sentirse realizados, claro que sí), la calidad del subtitulado amateur mejora a pasos agigantados.

I want it all and I want it now!
Sin embargo, el público no siempre valora el esfuerzo de estos (no) profesionales, que recordamos trabajan por amor al arte de traducir, y aprietan las tuercas cada vez más, con lapidarias expresiones como estas (extraídas de Twitter):

A ver si los traductores se ponen las pilas con los subtítulos que ya me estoy bajando el nuevo capítulo de XXX.

Alianza para unos traductores de peliculas decentes

o la mejor, sin duda:

Estos pinches traductores de películas están por la verga. ¡Por la verga, les digo!

Como pequeño recordatorio al público interesado, no por mucho apretar el subtítulo es más temprano...

Por suerte, parece que yo, al cobrar por mi trabajo, pertenezco al elitista grupo de los "intocables" para la audiencia. Mentira cochina. Si en el fansubbing critican la calidad, en el subtitulado profesional se quejan, con más razón aún, de esa misma calidad, y de paso aprovechan para recordarnos qué somos muuuuy lentos. En definitiva, como parece que a muchos no le queda claro el proceso integral de traducción de los subtítulos, y algunos no conocen las magníficas condiciones de trabajo del subtitulador, aquí os presento en pequeñas entregas el vademédum del subtitulador profesional. Porque yo lo valgo.

¿De dónde salen los subtituladores?

La realidad es que no nacemos en el campo y nos recogen en ramilletes. Los subtituladores profesionales somos expertos en una lengua extranjera y en la nuestra propia. Con esto quiero resaltar que no sólo debemos procurar comprender todos los giros, acentos, juegos de palabras y demás palabros que escuchamos en un material multimedia totalmente imprevisible, sino que nuestra redacción en el idioma meta debe ser pluscuamperfecta. Podéis entender que, si en el caso de la traducción para doblaje debemos dar unas indicaciones lingüísticas correctas y exactas, más mimo incluso tendremos que poner en un texto que vemos escrito, a un tamaño considerable y que admite comparaciones con el original. ¡Ahí es !

Además, la práctica del subtitulado requiere unos conocimientos técnicos adicionales, que no sólo implican el dominio de herramientas para la edición del texto, sino también el uso de aplicaciones de audio y vídeo combinadas con el texto. Por lo tanto, nos exigen, como es lógico, que sepamos traducir, y se presupone que venimos de fábrica con las prácticas de spotting (ver glosario abajo) ajuste, visionado y un largo etcétera. 
En el mercado comercial freelance existen dos posibilidades: trabajar con tus propias herramientas o con aplicaciones suministradas por las agencias o distribuidoras. Por mi experiencia, cuanto más grande es la empresa, más organizada está, y menos margen de maniobra deja al traductor. Por un lado, tenemos la ventaja de no tener que preocuparnos de crear un flujo de trabajo propio, porque nos lo dan todo pautado; como rasgo negativo, debemos estar abiertos continuamente al uso de herramientas nuevas (que suelen ser incompatibles con todo lo existente en este planeta). Esta característica es la que precisamente debería empujar a la docencia de la traducción audiovisual a "enseñar a pescar" al alumno, más que hacerlos expertos en una única aplicación.


Y hablando de enseñanza-aprendizaje de la práctica del subtitulado, en la actualidad, existen numerosos centros reglados y no reglados para la enseñanza del subtitulado profesional. Van desde lo más técnico y específico hasta la integración de esta disciplina en un máster oficial. Si estás interesado, no te resultará difícil encontrar la formación que mejor se adapte a tus necesidades.


De lo general a lo particular

¿De qué es especialista el subtitulador de cine y televisión? De todo y de nada.
Como subtituladora, pasan por mis manos encargos de todo tipo: anuncios comerciales de empresas, manuales de instrucciones interactivos, documentales, extras y comentarios del director, capítulos de series, escenas eliminadas... No sólo debemos estudiar y recordar las pautas para la traducción de cada tipología, sino que cada encargo tiene unas características propias, las de la lengua oral, que hoy está más viva que nunca.


Pues sí. Hoy estoy dando personalidad y voz a los personajes de una película de dibujos animados; mañana tendré que investigar sobre tecnicismos instrumentales, porque tengo que subtitular el making-of de un concierto; y pasado me toca la peli comercial de coches más cool del momento (toca slang fijo). ¿A que sería más fácil que cada uno subtitulara lo que le apasionada y lo que más conoce? Pues no te va a tocar subtitular sólo pelis de Brad Pitt, que lo sepas (y a lo mejor acabas visionando uno o dos conciertos de Justin Bieber si te pones bravo...).


Si no puedes hacerlo,
quizá no puedas subtitularlo...
Por lo tanto, cuando los admiradores de grandísimas sagas de series o películas, que conocen al dedillo hasta cómo se llama la bisagra de esa nave o el Pantone del color del pelo de ese elfo, afirman categóricamente que ellos podrían hacerlo mejor que yo, tengo dos opciones:


1. Reconocer mis limitaciones y no aceptar ese tipo de encargos. Lo he hecho en más de una ocasión por ética profesional, ineptitud personal y ausencia total de rentabilidad.
2. Intentar ponerle todo mi corazón y mi cerebro, y hacerlo lo mejor posible dentro de los límites temporales y mentales, en estos encargos y en todos los demás, esperando que las estresantes horas de estudio exprés de los 500 foros que existen sobre esa novela llevada al cine para empezar a subtitular ¡ya! hayan dado un fruto al menos aceptable para la audiencia.


Un poco de aquí y un poco de allá


En este mundo globalizado, altamente tecnificado y blablablabla, todo se reduce a: time is money! ¿Que tenemos una temporada completa para DVD? ¿Por qué esperar a que un único traductor que haya subtitulado las temporadas anteriores se encargue de ello? ¿Para qué? ¡Eso es el camino fácil! Mejor ponemos a tres traductores (con experiencia o no en esta serie), dos revisores y dos "visionadores" para todo y vamos que nos vamos.


Una mañana me levanto y tengo una asignación de un tema que desconozco por completo y, en mi trabajo de subtitulado, tan sencillo a ojos de los demás, entra también ver algo relacionado con el encargo que se haya hecho en el pasado (episodios en otros idiomas, películas antiguas, tráilers, póngaseaquíloqueproceda). Después de volverme loca durante muchos años, he decidido curarme en salud: soy una friki del cine y de la televisión. Me lo veo todo. Todo lo comercial, claro. Me levanto viendo series de asesinos y me acuesto con vampiros (no literalmente, pero alguno ya está avisado).


Con Sheldon me acuesto, con Dexter me levanto...


Es cierto que no subtitular el DVD completo con todos sus extras, juegos, ruidos y demás es el peor de los casos, pero suele ocurrir con frecuencia. De ahí que el contacto entre los miembros del equipo y el seguimiento de una pautas de consistencia para cada encargo sea crucial (hablaremos de la parte técnica en próximas entregas).


Recordatorio importante: Errar es de humanos vs. Si quieres voy y te digo cómo hacer tu trabajo
 
La práctica del subtitulado, al igual que la traducción para doblaje o la traducción literaria, hacen que el traductor sea más visible que nunca, por el alcance y la difusión de su trabajo. No creo que nadie se acuerde de mi madre si encuentra un fallo  ortográfico en un manual técnico de instalación de una perforadora industrial, pero si el giro que ve escrito en pantalla no le gusta... ¡Ay! ¡Tierra trágame!

Cuando subtitulo me siento árbitro de primera división: hago mi trabajo lo mejor que puedo para que una masa encolerizada profiera insultos y afirme que hasta sus hermanos pequeños (de todos) podrían hacerlo mejor. Pese a que la traducción para subtitulado no es un trabajo tan espontáneo, también tenemos una gran presión temporal, desconocimiento de lo que pasó antes o después de que llegara a nosotros ese encargo y, lo que es más importante, tenemos un cerebro humano.

Si os paráis a pensar esto, es como exigir a un pintor que tenga listo un cuadro en un día todos los días de su vida, y que todos sean Picassos.

La imagen y el texto audiovisual no caben en un subtítulo, y la tarea de plasmar la idea en un espacio reducido con la mejor creatividad no siempre es posible. A veces las musas no aparecen por ningún lado por más que las buscas y tienes uno, dos, tres días para desarrollar todo el proceso.

¿Y en qué consiste este proceso?
En la próxima entrega... El chocolate espeso.





Bibliografía para curiosos (I):

1. Sobre fansubbing (gracias a @Vicent_Torres):



Por qué los fansubs hacen buenas traducciones
[Ver otros recursos en enlaces arriba]

2. Herramientas para el subtitulado:
Subtitular y reeditar vídeos online, artículo rescatado de En la web 2.0

3. Conceptos básicos y pautas para subtitular:

Tuiteros fansubberos y fantradubberos:


@evamariamrtz                 @lussqueittt

@Kurara_Kudo                  @IreneFVTrad

@SaraCelda                     @surrealitybytes


(¿Faltas aquí? ¡Avísame!)

26 comentarios:

Ayoze Aguilar dijo...

Otros colegas subtituladores agradecemos mucho esta entrada. ¡Mil gracias!

Ayoze (o Resilient Translator).

Loan dijo...

¡Esta entrada me ha encantado!

Muchísimas gracias :D

enlalunadebabel.com dijo...

Me ha encantado... todo. Hace días que quería dedicar varios post al subtitulado, pero dudo que se acerquen siquiera a la calidad y preparación de este.

En cuanto a contenidos, es cierto que la visibilidad es un arma de doble filo. Por lo de no aceptar según que encargos, me parece algo muy honesto (aunque para un fansubber debería serlo más).

En fin, ¡muchas gracias!

Traduciendo en Avalon dijo...

Una entrada de lo más interesante. Sobre todo por lo de que la gente cree que es una cosa fácil. He trabajado como subtituladora y, como son pelis, parece que la gente no lo considera un trabajo "de verdad" sino una afición por el que te pagan así que no te puedes quejar. Pero bueno me gusta tanto que merece la pena.

David dijo...

Gracias por la mención, Eugenia. Yo también hice fansub hace bastantes años y se aprende muchísimo, pero es cierto que poco tiene que ver con el subtitulado profesional, en parte porque va destinado a un público completamente distinto y con unas necesidades muy concretas.

¡Esperamos segundas partes! ;)

Darío Giménez Imirizaldu dijo...

Muy interesante, Eugenia. Yo creo que jamás sería capaz de subtitular cosas para el gran público, pero entiendo la sensación que explicas de cuando algún friki de los muchos que hay por ahí me suelta eso de: «Esto que has escrito en la página 267 está mal, porque el tornillo del percutor del Kalashnikov se enrosca hacia la derecha y no se "atornilla", como dices tú, que yo de eso sé mucho y tengo un blog dedicado exclusivamente al mecanismo de eyección del AK47». Pero es lo que hay, estamos expuestos a estas cosas.
Espero con interés a que sigas desentrañando ese oficio tuyo en tus próximas entradas.

Jennifer Vela dijo...

¡Me ha encantado la entrada! He visto que has incluido el resumen de una ponencia mía, aunque me temo que ya se ha quedado un poco desfasada (es del 2007). Como sugerencia, te recomendaría que pusieras al menos el autor y el año de publicación de los artículos que mencionas.

Jennifer Vela dijo...

¡Me ha encantado la entrada! He visto que has incluido el resumen de una ponencia mía, aunque me temo que ya se ha quedado un poco desfasada (es del 2007). Como sugerencia, te recomendaría que pusieras al menos el autor y el año de publicación de los artículos que mencionas.

Darío Giménez Imirizaldu dijo...

Muy interesante, Eugenia. Yo creo que jamás sería capaz de subtitular cosas para el gran público, pero entiendo la sensación que explicas de cuando algún friki de los muchos que hay por ahí me suelta eso de: «Esto que has escrito en la página 267 está mal, porque el tornillo del percutor del Kalashnikov se enrosca hacia la derecha y no se "atornilla", como dices tú, que yo de eso sé mucho y tengo un blog dedicado exclusivamente al mecanismo de eyección del AK47». Pero es lo que hay, estamos expuestos a estas cosas.
Espero con interés a que sigas desentrañando ese oficio tuyo en tus próximas entradas.

De traducciones y otras rarezas dijo...

@Ayoze y @Loan: miles de gracias por el apoyo. Seguiré haciendo pequeñas entregas :)

@enlalunadebabel: la calidad o preparación de la publicación siempre se puede mejorar. Ya ves que esto se basa en mi experiencia profesional y un poco de documentación. ¡Seguro que tus entradas son complementarias y tengo muchas ganas de leerlas!

Marta Ortells dijo...

Muy completa, Eugenia. ¡Enhorabuena! :)

De traducciones y otras rarezas dijo...

@Traduciendo en Avalon: ay, la delgada línea roja entre afición y profesión. ¿Por qué algo a lo que dedicas tu tiempo y en lo que pones verdadera pasión no puede ser un trabajo? Entonces no existirían profesiones creativas: fuera los pintores, escritores, diseñadores... y hasta las tejedoras de bufandas profesionales.
¡Tú sigue adelante! ;)

@David, gracias por tu comentario. Sólo quería hacer un pequeño guiño a los fansubbers, que hacen un trabajo necesario y cada vez más "profesional". ¡Ellos también son subtituladores!

Un abrazo.

Bárbara Deluchi dijo...

Hola, Eugenia:

Antes de nada, decir que me ha encantado tu entrada. El mundo de la traducción audiovisual me interesa muchísimo, por lo que me gusta leer las experiencias que tiene la gente para saber lo que me espera. Es cierto que basta un error o una traducción que no convenza a alguien para que se echen las manos a la cabeza. Siempre habrá alguien que piense que podría haberlo hecho mejor, cuando no tienen ni la más mínima idea de lo que involucra la tarea de traducir. Y sin embargo, me choca que esas mismas personas, en ocasiones, prefieran conseguir los subtítulos que salen antes y que están plagados de errores frente a otros que tienen más calidad pero que tardan en publicarse. Tengo amigos que ven los nuevos capítulos de The Walking Dead con unos subtítulos horrendos sólo porque son los primeros que salen (patadas al diccionario, errores de sentido, etc.). Esto me lleva a pensar que a veces al público no le interesa la calidad de los subtítulos sino, más bien, que cuanto antes salgan, mejor. A veces me deprime un poco pensar que una frase que me ha costado dos horas traducir para que transmita el sentido perfecto de la original vaya a pasar desapercibida. Pero así es la vida, y no por ello voy a permitir que la calidad de mis traducciones disminuya. Me gusta la traducción, y me basta pensar que un día, en algún lugar del mundo, habrá alguien que diga “pero qué bien traducido que está esto”.

Un saludo,

Bárbara D.

Maika dijo...

¡Muy interesante! Yo estuve trabajando en traducciones de subtitulajes para programas deportivos en TV, muy bonito pero qué trabajo, se te va todo el día o varios días en un programa según su duración y como dices, la gente no imagina lo que esto conlleva. Es cierto lo que dices en cuanto a los dos idiomas, los debes tener a la perfección lo más que puedas porque va a quedar por escrito. Yo no editaba, sólo traducía los subtítulos, pero con eso tenía para estar sentada frente a la computadora 12 o 14 horas al día. Y la gente te dice: "¡Ay! dichosa tú que trabajas en tu casa... sí, lo bueno es que puedes estar cómoda, algo bueno tenía que haber, ¿no? Te felicito por esta entrada y te seguiré leyendo. Muchos saludos :)

Maika dijo...

¡Muy interesante! Yo estuve trabajando en traducciones de subtitulajes para programas deportivos en TV, muy bonito pero qué trabajo, se te va todo el día o varios días en un programa según su duración y como dices, la gente no imagina lo que esto conlleva. Es cierto lo que dices en cuanto a los dos idiomas, los debes tener a la perfección lo más que puedas porque va a quedar por escrito. Yo no editaba, sólo traducía los subtítulos, pero con eso tenía para estar sentada frente a la computadora 12 o 14 horas al día. Y la gente te dice: "¡Ay! dichosa tú que trabajas en tu casa... sí, lo bueno es que puedes estar cómoda, algo bueno tenía que haber, ¿no? Te felicito por esta entrada y te seguiré leyendo. Muchos saludos :)

De traducciones y otras rarezas dijo...

@Darío, no te creas que ya no te quiero...
Gracias por tu aportación. Tienes toda la razón. En esto de la (re)escritura más o menos creativa para el gran público, siempre habrá alguien más experto que tú. Es lo malo de exigirnos ser especialistas en mucho y maestros de nada. Ojalá pudiéramos dedicarnos únicamente a un palo. No, la verdad es que no me lo deseo; sería muy aburrido a estas alturas.
Un beso :*

Anna dijo...

Enhorabuena por la entrada, Eugenia. Yo no me he dedicado al fansubbing (el fenómeno me pilló un poco tarde), pero sí a la subtitulación profesional y suscribo todo lo que comentas.

Añado que el público a menudo no tiene ni idea de la pésima calidad de los materiales con los que nos toca trabajar algunas veces: vídeos con desfase, con saltos o con un sonido pésimo, transcripciones incompletas o erróneas... Eso cuando tienes suerte y te dan una transcripción, claro, que a mí me han salido hasta canas de sacar diálogo de pantalla.

Saludos y enhorabuena de nuevo por el blog. ¡Te iré leyendo!

De traducciones y otras rarezas dijo...

@Jennifer, gracias por la indicación. No lo hice por falta de tiempo y voy a irlo completando poquito a poco (tú ya estás convenientemente citada).

@Bárbara, estoy contigo en esto de que la opinión de los demás no debe desanimarnos. Yo hago un trabajo profesional con estos plazos y estas tarifas, y doy todo lo que puedo en función de ese margen.
Es como cuando me han dicho alguna vez que traduzca eso "por encima", para tener una idea. Yo no sé traducir "por encima"; lo hago siempre igual de bien (o igual de mal). Pero es complicado a veces crear la imagen que nos corresponde y que ésta desbanque a la establecida en la mente de los demás.

Abrazos a ambas :*

De traducciones y otras rarezas dijo...

@Maika, cómo nos entendemos los traductores, ¿verdad? Yo digo lo mismo, que subtitularte una película encerrada en la Batcueva tampoco es taaaan divertido como la gente cree. Pero al final es un trabajo bonito y es una de las especializaciones más creativas y exigentes, lo cual también es interesante.

@Anna, muchas gracias por tu aportación. Justamente he inaugurado estas entradas para ir detallando mi experiencia en cada uno de los puesto (la siguiente entrada) y la parte técnica que comentas. A ver si así creamos conciencia y también damos a conocer nuestro trabajo a aquellos interesados. ¡Pero es que esto de subtitular no cabe en una sola entrada! :)

¡Abrazos!

Anónimo dijo...

Buenísima entrada, yo soy una friki consumidora, me he muerto de risa con algunas cosas!

DOS ESTUDIO dijo...

Muy interesante! felicitaciones y gracias por los buenos datos!

Saludos!
DOS ESTUDIO

Beatriz dijo...

Me encanta como escribes, este artículo me ha encantado!totalmente de acuerdo con todo!! enhorabuena!
Un saludo

De traducciones y otras rarezas dijo...

Gracias por el apoyo a todos. ¡Espero poder seguir comentando entresijos del trabajo del subtitulador! ¡Os debo unas cuentas entradas. ¡Un abrazo! ;)

Núria Mestre dijo...

Excelente entrada, Eugenia. La he leído ahora con más tiempo y concentración. Estoy haciendo el curso de subtitulación contigo en AulaSIC. Disfrutándolo. Como se disfruta tu blog. Muchas gracias por compartir.
__
Núria @nurintrad

De traducciones y otras rarezas dijo...

Muchas gracias, Núria. Creo que es interesante conocer las distintas experiencias de los profesionales y, sobre todo, darle difusión al público en general.

Un abrazo,
Eugenia

giulietta dijo...

¡Me ha encantado la entrada. De verdad!