25 de marzo de 2007

En solidaridad con nuestros compañeros

En el artículo de hoy me hago eco de la defensa de nuestra profesión a través del escrito de nuestras compañeras Beatriz y Alicia.
Para que todos entendamos mejor y critiquemos menos...


Respeto para los intérpretes
Beatriz López Ewert y Alicia de la Calle Ortega (miembros AIIC) 23/03/2007

Como intérpretes y en representación de la Asociación Internacional de Intérpretes de Conferencias (AIIC) quisiéramos expresar nuestra solidaridad con los profesionales encargados de la interpretación del macrojuicio del 11-M que actualmente se está celebrando en la Casa de Campo de Madrid. Dichos compañeros están realizando un trabajo ímprobo en condiciones sumamente difíciles.

La profesión del intérprete (que no la del traductor que traduce por escrito) es una gran desconocida del público en general y desgraciadamente también de otros muchos profesionales y medios.

Desgraciadamente, muchas veces sólo se repara en nosotros cuando las cosas salen mal como el jueves 15 de febrero, durante el macrojuicio del 11-M. ¿Qué salió mal? Para empezar, el Ministerio de Justicia invirtió un altísimo presupuesto en una instalación de interpretación simultánea completamente inadecuada (por supuesto sin consultar a ningún intérprete), lo cual prácticamente hizo imposible la labor de los intérpretes por toda una serie de motivos técnicos. A pesar de todo y teniendo en cuenta lo trascendental de este juicio, nuestros compañeros, haciendo gala de una gran responsabilidad profesional, decidieron seguir adelante.

Por otro lado, el presidente del Tribunal aún no ha encontrado el momento de entrevistarse con los intérpretes más allá de breves intercambios de palabras antes del juicio y la reprimenda -en público y en privado- del jueves 15 de febrero. Además, los intérpretes sólo tuvieron acceso a una parte de la documentación, la de dominio público. Los intérpretes tenemos que entender lo que se dice para así poder transmitirlo a quien nos escucha; somos un verdadero puente cultural; por eso es tan importante que podamos informarnos y estudiar la documentación relativa a las reuniones en las que trabajamos con la suficiente antelación. ¡Qué decir entonces de un juicio tan trascendental como éste!

El artículo 24 de nuestra Constitución consagra el derecho de todas las personas a un proceso público y con todas las garantías. Entre ellas está la asistencia de un intérprete si fuera necesario. Creo que no hace falta añadir mucho más.

En nombre de una profesión que en su versión moderna nació precisamente con los Juicios de Núremberg que fueron posibles gracias a la brillante labor de los intérpretes nos permitimos solicitar un poco de respeto por unos profesionales que están haciendo todo lo posible para que esa garantía constitucional no quede en papel mojado.

5 comentarios:

Josep Tarrés dijo...

Desgraciadamente, criticar es gratis, y todo lo que es gratis parece tentador :-(

Contremo dijo...

¡Qué razón tenéis y que poco se os valora!

Por ejemplo, venía a comentarte una cosilla sobre la serie "Eureka", a ver qué opinas:

http://rebotacion.blogspot.com/2007/03/so-is-lot.html

Un saludo y felicidades por el blog, que leo de vez en cuando.

Eugenia Arrés dijo...

Hola contremo ;)
Eché un vistazo al vínculo y, efectivamente, a mí me pasó lo mismo. Como fiel seguidora de Eureka, me quedé bastante atónita al leer y escuchar eso :S

En uno de mis primeros posts en esta bitácora, hablaba precisamente de los gazapillos o gazapazos de las series y pelis, para que los futuros traductores vean que hay de todo repartido por el mundo, y que si ellos pueden mejorarlo... ¡estupendo!

Gracias por leerme y por el comentario ;)

Eu

Eugenia Arrés dijo...

Juajuajua, vuelvo al blog porque vi tu comentario sobre "Seguridad Homeland" de los 4400. ¡A nosotros en la oficina también nos produjo risa y un poco de vergüenza ajena! Cada vez que recuerdo el rótulo en la puerta de la oficina en la serie y el subtítulo: "Seguridad Homeland"... ayyyyy, qué cosas...

Contremo dijo...

Otra, mi última entrada en mi blog, atónito ante la osadía de un redactor de Marca que titulaba al Rally de Portugal "O milhor rally do mondo"... para matarlo, "hoyga".

Debería ser "o melhor rally do mundo". Ignoro de dónde sacó una distorsión como esa que utilizó.